Horario de Atención: Lunes a Viernes de 9:00 a 13:30

Chile: Un líder mundial en energías renovables

Las claves para que Chile esté considerado como un líder mundial en energías renovables

La caída de Hidroaysén, los problemas para conseguir energías traídas desde el extranjero, además de una nueva ley, propiciaron que hoy nuestro país sea visto como un ejemplo de cómo conseguir energía “verde”.

La historia de Chile con la energía eléctrica comenzó en 1883, cuando se construyó el primer alumbrado público del país. Fue en la Plaza de Armas de Santiago y significó toda una revolución para la época, ya que implicaba mucha mayor seguridad a los antiguos faroles iluminados por fuego.

En ese momento, eso sí, era difícil imaginar todos los desafíos que la energía eléctrica conllevaba, y todos los vaivenes que iba a tener nuestro país para conseguir materia prima y así conseguir esa electricidad.

Desde centrales hidro y termoeléctricas, carbón, gas y petróleo, fueron décadas y décadas en donde Chile buscó fuentes para conseguir esta preciosa energía. Sin embargo, ninguna terminaba de cerrar de manera definitiva. Desde problemas bilaterales para importarla, como pasó con Bolivia y Argentina con el gas, hasta los líos medioambientales que implicaba realizar megaproyectos que aseguren el abastecimiento energético, como Hidroaysén. El riesgo del apagón siempre estuvo de alguna forma, en especial en la última época, cuando la sequía secó buena parte de las centrales hidroeléctricas existentes en el norte y centro del país.

Fue precisamente después del conflicto de Hidroaysén que el Estado tomó real conciencia de lo que estaba en juego. El peligro del racionamiento, en especial porque la demanda energética crecía cada vez más, era real. Incluso se pensó en potenciar la energía nuclear, pero el terremoto de Fukushima, sumado a nuestra condición de país sísmico, cerró todo interés en la materia.

Es por eso que, luego de años de tramitaciones, salió en 2013 la ley 20.698, que propicia la ampliación de la matriz energética mediante fuentes renovables no convencionales. Esta ley, a diferencia de lo que existía en el siglo XX, cuando la mayoría de las empresas energéticas pertenecían al Estado, lo que hizo fue propiciar las condiciones para que exista una libre competencia en esta materia, y que las empresas privadas se interesen en invertir en energía “verde”.

Las licitaciones energéticas, en las cuales antes se presentaba una o ninguna empresa para invertir en plantas de energía eólica o solar, pasaron a tener más de 70 instituciones interesadas. Y la cifra sigue creciendo.

Durante 2020, en el Sistema Eléctrico Nacional el 46,5% de toda la generación eléctrica fue renovable, vale decir eólica, solar, hidroeléctrica o a través de biomasa. Un nivel de participación energética que no se veía desde 2006 pero con una gran diferencia: en esa época la eólica y solar no sumaban más del 3%. Ahora está cerca del 20% y para finales de esta década pretende superar el 50%.

Vista aérea de un parque eólico en el desierto de Atacama a las afueras de la ciudad de Calama, Chile. Imagen: shutterstock.

Vista aérea de cientos de paneles de energía solar a lo largo de las tierras secas en el Desierto de Atacama, Chile. Imagen: shutterstock.

Además de esta ley, hay dos claves que facilitan la implementación de plantas solares y eólicas en Chile. La primera tiene que ver con el fantástico contexto natural de nuestro país, en donde la radiación solar en el Desierto de Atacama y el viento existente en casi todo el territorio posibilitan acumular grandes niveles de energía. Además, la política de descarbonización llevada a cabo por el Estado implicó que varias plantas deban cerrar o cambiar de matriz energética. Una iniciativa necesaria especialmente después de ver casos como el de Ventana, poblado que se convirtió en una verdadera zona de sacrificio para su población.

Este “boom” de energías verdes implica que, luego de asegurarse la matriz energética nacional, al ser un recurso tan ilimitado, podría significar que Chile se convierta en un verdadero exportador de energía solar y eólica. Lo que además de generar riquezas para nuestro país, significa una gran fuente de trabajo para toda la población.

Para informarse más visite:

http://generadoras.cl/prensa/proyectos-2021-la-consolidacion-renovable

https://hrudnick.sitios.ing.uc.cl/alumno15/matrix/mercadoelectrico.webnode.cl/matrizactual/chile/evolucion-historica/index.html

http://generadoras.cl/media/page-files/1247/Boletin%20Mercado%20Electrico%20Sector%20Generacion%20Febrero%202020.pdf

Artículos relacionadas

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reseña - Más allá de tu cerebro

En “Más allá de tu cerebro” el doctor David Perlmutter entrega grandes sugerencias de mano de un experto, para que el lector realice un cambio en su estilo de vida, mejorando así su salud física, mental y espiritual. Comparte información concreta en relación a alimentos que potencian la aparición de las enfermedades más comunes de la vida moderna (como diabetes y obesidad), así como el listado de alimentos sanos y actividades a realizar para tener una vida más armoniosa y longeva, como, por ejemplo, tomarse tiempo para meditar y descansar.

Reseña - Separación Consciente

En “Separación Consciente” Katherim Woodward nos pone en el difícil escenario de la separación de una pareja que ha formado una familia, planteándonos la posibilidad de evitar llevar esa situación hacia los conflictos.

Basada en su propia experiencia, la autora nos aconseja cómo enfrentar el proceso sin llegar a los extremos, para que donde hubo amor, pueda seguir existiendo una relación basada en el respeto y el cariño.

Es de especial énfasis para Woodward que los hijos no se vean demasiado afectados por la separación, sino que, por el contrario, sigan viendo en ambos padres una red de protección, incluso cuando estos rehagan su vida con nuevas parejas.

Reseña - Autobiografía de un Yogui

Nacido en India en 1893 y graduado de la Universidad de Calcuta en 1915, Paramahansa Yogananda (1893 / 1952), ha sido mundialmente reconocido como una de las personalidades espirituales más ilustres de nuestro tiempo.

Habiendo realizado sus votos como monje en la venerable orden de los Swamis de la India, su principal logro fue haber llevado el yoga fuera de su país natal. Trajo la meditación y el yoga a América en el año 1920, donde formó directamente a más de 100.000 personas, fue recibido en la casa blanca y fundó Self Realization Fellowship, organización que perdura hasta nuestros tiempos. Además, fundó escuelas para niños cuyo programa educativo integraba temas académicos tradicionales en conjunto con la disciplina del yoga y la enseñanza de los principios espirituales.

En este libro relata su vida y sus contactos con santos inmortales, quienes se desdoblan, se desmaterializan, levitan, que no necesitan alimentarse y realizan curaciones milagrosas. Temas que en su conjunto ni siquiera las películas más futuristas han podido imaginar. En adición a esto, en su viaje por Europa se entrevistó con Teresa Neumann, mujer que tenía los estigmas de Cristo y recibía peregrinos de todo el mundo por sus fantásticas sanaciones, y en la India fue recibido por el mismísimo Mahatma Gandhi, quien elogió la labor realizada por Yogananda.

Los santos y maestros que tuvo le trasmitieron muchos conocimientos, como por ejemplo, comunicarse a través de telepatía, que somos energía y tenemos el potencial de crearlo todo y convertirnos en todo, que la vida es como un cine donde cada uno de nosotros tiene un papel similar a un personaje de una película. Todo esto él lo detalla en su autobiografía, donde el lector quedara realmente impresionado con la claridad en que se explican las grandes interrogantes y misterios de la vida.

Reseña - Osho: Sintonizarse con la Existencia

Usualmente, al leer un libro, esperamos que este nos extraiga por unos instantes de la realidad que vivimos y nos lleve a nuevos sitios, que nos haga escapar de lo que percibimos como nuestra vida. No es así el caso de Osho: Sintonizarse con la existencia.

Osho es una invitación a mirar en nuestro interior y a comprender que el poder para cambiar el mundo yace en nosotros mismos. Mientras crecemos, vamos aprendiendo de la sociedad, familia y contexto en el que vivimos, pero ¿Es realmente aprendizaje o solo nos estamos alineando?

A través de la política, la religión y la educación, se nos adoctrina en la obediencia, de tal manera que dejamos en un rincón olvidado de nuestra mente la capacidad intelectual y el amor propio. El amor propio en extremo puede ser narcisista, sí, pero con inteligencia y consciencia, es nuestra mejor arma hacia la libertad.

La libertad es belleza, y para alcanzarla es determinante que nos hagamos dueños de la autoconfianza. Esta es la semilla que vamos a plantar, que aunque sabemos que deberá morir, permitirá formar un gran follaje. Debemos tener fe en nuestra semilla, permitir que se rompa y que con eso deje salir nuestra propia luz y que la vida se convierta en nuestro cielo.

Como adultos, la sociedad sigue pretendiendo mantenernos dormidos y negarnos nuestro poder individual. Lo hace a través de las drogas, de la televisión, del dinero. El dinero nos da el poder de adquirir lo que no necesitamos, nos engaña, por algo nuestros antepasados no lo conocían. Preferían hacer trueques e intercambiar no solo bienes, sino también energías.

El amor es la más grande de esas energías. Tenemos que ser capaces de estar con nosotros mismos, meditar, conocernos, aceptarnos y amarnos. Solemos creer que la única manera de cambiar la sociedad es que cambiemos todos juntos, pero alinearnos es lo que nos ocasionó este problema. El odio no es el camino, el camino es el amor. Si nosotros o cualquier otro individuo es capaz de encontrarse a través de la meditación y ser su mejor versión, será solo cosa de tiempo para que ese cambio se extienda al resto de las personas que conformamos la sociedad.