Horario de Atención: Lunes a Viernes de 9:00 a 13:30

Crisis de agua se acelera debido al consumo de ropa

 Crisis de agua se acelera debido al consumo de ropa

La verdad detrás de tus jeans

Después de la industria petrolera, el rubro de la moda se posiciona con los mayores índices de contaminación a nivel mundial.

La mayoría de las personas anhelan tener un clóset al más puro estilo de una celebridad. Lo que no saben es el gigantesco impacto que genera toda esa ropa.

La moda es una de las industrias más grandes del mundo. Después de la industria petrolera, se posiciona con los mayores índices de contaminación a nivel mundial. Según la BBC se utilizan 70 millones de barriles de petróleo por año para cumplir con las confecciones de las prendas. La fibra de dicha ropa tardará 200 años en descomponerse.

Quizás suene raro revelar que el rubro de la moda produce más emisiones de dióxido de carbono que vuelos internaciones o transporte marítimo. De hecho, contamina más que ambos traslados funcionando al mismo tiempo. La producción de ropa genera el 10% de las emisiones de dióxido de carbono que se expulsan a la atmósfera, según el informe de la reunión de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (UNECE). Si no se toman medidas, las emisiones de gases de efecto invernadero aumentarán más del 50 % para 2030.

El costo de un jean

Para sumar más al problema, el sector de la ropa es el segundo consumidor de agua más grande del mundo, produciendo el 20% de las aguas residuales que se generan a nivel global.Un pantalón necesita a lo menos un kilo de algodón, lo que implica el consumo de agua de lluvia, regadío y el caudal necesario para diluir los contaminantes en los procesos de producción.

En la creación de unos jeans se utilizan unos 7.500 litros de agua, misma cantidad de litros que podría beber una persona en siete años, según cifras del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. ¿Cuántos litros de agua tienes en tu clóset?

El rubro de la moda utiliza cada año 93.000 millones de metros cúbicos de agua, una cantidad importante que permite satisfacer las necesidades de cinco millones de personas, de acuerdo con la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD)

Se está volviendo habitual ver circular en redes sociales videos de la aplicación Tik Tok, donde realizan transiciones de cambio de ropa. Videos aclamados por todos. Si no los conoces, te lo explico: una persona logra realizar múltiples cambios de vestuario de forma espontáneas mediante un efecto disponible dentro de la aplicación. Los populares videos se están tomando a ligera el costo ambiental que genera la ropa. Mientras las personas sigan publicando sus diferentes «outfits” como si nada pasara, las cifras seguirán elevándose. ¿Seguirás siendo cómplice?

Comprar para desechar

A pensar que una sola prenda conlleva una tremenda carga ambiental, hace décadas en mundo circula en un lamentable fenómeno denominado: Fast Fashion. El concepto es fácil de definir: compra barato y bota rápido. Eslogan perfecto, pero oculto bajo la primicia de una excelente oferta para lucir totalmente a la moda.

El modelo brinda a los compradores constantes cambios de colecciones a bajos precios. Se incita a los consumidores a adquirir las ofertas para luego de unas semanas desecharlas, dada la deficiencia en la calidad de las telas. Cada año se producen datos publicados por la ONU Medio Ambiente y la 62 millones de toneladas de ropa en el mundo, según Fundación Ellen MacArthur.

La misma organización es enfática al señalar que si continúan con los mismos hábitos, se prevé que el consumo mundial de ropa aumente a 102 millones de toneladas en 10 años.

Chile es el país que más vestimenta consume en la región con un promedio anual de 50 nuevas prendas y de casi 6 pares de zapatos por habitante, según el estudio «El mercado de la confección textil y el calzado en Chile».

Un basural en el desierto

Como las colecciones cambian constantemente, el 60% de las prendas se desecha antes de que se cumpla un año desde su fabricación. El 87% de las fibras que se usan para confeccionar la ropa se incinera o va directo a un vertedero. Las anteriores cifras entregadas por la ONU Medio Ambiente y la Fundación Ellen MacArthur, están muy cerca de la realidad en Chile.

La contaminación textil en el desierto de Atacama es un problema real. Dado a que los conocidos fardos de ropa, que se comercializan en todo el país, entran por la región de Tarapacá existe una preocupación por las toneladas de ropa acumuladas en la zona.

El alcalde de Alto Hospicio, Patricio Ferreira, aseguró a la Tercera: «Son toneladas de ropa usada que no venden las importadoras y que terminan botadas en el desierto, generándonos un tremendo problema de contaminación. Muchas veces esas indumentarias son quemadas, lo que provoca una nube tóxica sobre las poblaciones aledañas», señaló.

A todo el daño ambiental que produce la ropa, se debe tener en cuenta que millones de personas en todo el mundo trabajan en precarias condiciones y con salarios mínimos para confeccionar las prendas que vas a comprar.

“Cerca de 75 millones de personas trabajan directamente en la industria textil y moda, y alrededor del 80% son mujeres. Muchas personas están sujetas a explotación: abuso verbal y físico, trabajo en condiciones inseguras y, salarios realmente bajos”, afirma Fashion Revolution, movimiento activista de la moda más reconocido del momento que busca reconstruir los vínculos rotos en la cadena de suministros de la industria de la moda.

¿Piensas comprar unos jeans?, recuerda todo el impacto que se genera para que estén en tu clóset.

Reseña - Más allá de tu cerebro

En “Más allá de tu cerebro” el doctor David Perlmutter entrega grandes sugerencias de mano de un experto, para que el lector realice un cambio en su estilo de vida, mejorando así su salud física, mental y espiritual. Comparte información concreta en relación a alimentos que potencian la aparición de las enfermedades más comunes de la vida moderna (como diabetes y obesidad), así como el listado de alimentos sanos y actividades a realizar para tener una vida más armoniosa y longeva, como, por ejemplo, tomarse tiempo para meditar y descansar.

Reseña - Separación Consciente

En “Separación Consciente” Katherim Woodward nos pone en el difícil escenario de la separación de una pareja que ha formado una familia, planteándonos la posibilidad de evitar llevar esa situación hacia los conflictos.

Basada en su propia experiencia, la autora nos aconseja cómo enfrentar el proceso sin llegar a los extremos, para que donde hubo amor, pueda seguir existiendo una relación basada en el respeto y el cariño.

Es de especial énfasis para Woodward que los hijos no se vean demasiado afectados por la separación, sino que, por el contrario, sigan viendo en ambos padres una red de protección, incluso cuando estos rehagan su vida con nuevas parejas.

Reseña - Autobiografía de un Yogui

Nacido en India en 1893 y graduado de la Universidad de Calcuta en 1915, Paramahansa Yogananda (1893 / 1952), ha sido mundialmente reconocido como una de las personalidades espirituales más ilustres de nuestro tiempo.

Habiendo realizado sus votos como monje en la venerable orden de los Swamis de la India, su principal logro fue haber llevado el yoga fuera de su país natal. Trajo la meditación y el yoga a América en el año 1920, donde formó directamente a más de 100.000 personas, fue recibido en la casa blanca y fundó Self Realization Fellowship, organización que perdura hasta nuestros tiempos. Además, fundó escuelas para niños cuyo programa educativo integraba temas académicos tradicionales en conjunto con la disciplina del yoga y la enseñanza de los principios espirituales.

En este libro relata su vida y sus contactos con santos inmortales, quienes se desdoblan, se desmaterializan, levitan, que no necesitan alimentarse y realizan curaciones milagrosas. Temas que en su conjunto ni siquiera las películas más futuristas han podido imaginar. En adición a esto, en su viaje por Europa se entrevistó con Teresa Neumann, mujer que tenía los estigmas de Cristo y recibía peregrinos de todo el mundo por sus fantásticas sanaciones, y en la India fue recibido por el mismísimo Mahatma Gandhi, quien elogió la labor realizada por Yogananda.

Los santos y maestros que tuvo le trasmitieron muchos conocimientos, como por ejemplo, comunicarse a través de telepatía, que somos energía y tenemos el potencial de crearlo todo y convertirnos en todo, que la vida es como un cine donde cada uno de nosotros tiene un papel similar a un personaje de una película. Todo esto él lo detalla en su autobiografía, donde el lector quedara realmente impresionado con la claridad en que se explican las grandes interrogantes y misterios de la vida.

Reseña - Osho: Sintonizarse con la Existencia

Usualmente, al leer un libro, esperamos que este nos extraiga por unos instantes de la realidad que vivimos y nos lleve a nuevos sitios, que nos haga escapar de lo que percibimos como nuestra vida. No es así el caso de Osho: Sintonizarse con la existencia.

Osho es una invitación a mirar en nuestro interior y a comprender que el poder para cambiar el mundo yace en nosotros mismos. Mientras crecemos, vamos aprendiendo de la sociedad, familia y contexto en el que vivimos, pero ¿Es realmente aprendizaje o solo nos estamos alineando?

A través de la política, la religión y la educación, se nos adoctrina en la obediencia, de tal manera que dejamos en un rincón olvidado de nuestra mente la capacidad intelectual y el amor propio. El amor propio en extremo puede ser narcisista, sí, pero con inteligencia y consciencia, es nuestra mejor arma hacia la libertad.

La libertad es belleza, y para alcanzarla es determinante que nos hagamos dueños de la autoconfianza. Esta es la semilla que vamos a plantar, que aunque sabemos que deberá morir, permitirá formar un gran follaje. Debemos tener fe en nuestra semilla, permitir que se rompa y que con eso deje salir nuestra propia luz y que la vida se convierta en nuestro cielo.

Como adultos, la sociedad sigue pretendiendo mantenernos dormidos y negarnos nuestro poder individual. Lo hace a través de las drogas, de la televisión, del dinero. El dinero nos da el poder de adquirir lo que no necesitamos, nos engaña, por algo nuestros antepasados no lo conocían. Preferían hacer trueques e intercambiar no solo bienes, sino también energías.

El amor es la más grande de esas energías. Tenemos que ser capaces de estar con nosotros mismos, meditar, conocernos, aceptarnos y amarnos. Solemos creer que la única manera de cambiar la sociedad es que cambiemos todos juntos, pero alinearnos es lo que nos ocasionó este problema. El odio no es el camino, el camino es el amor. Si nosotros o cualquier otro individuo es capaz de encontrarse a través de la meditación y ser su mejor versión, será solo cosa de tiempo para que ese cambio se extienda al resto de las personas que conformamos la sociedad.