Horario de Atención: Lunes a Viernes de 9:00 a 13:30

El desperdicio de alimentos

 El desperdicio de alimentos

La lentitud de una ley necesaria en tiempos de pandemia

En el mundo cerca de 1300 millones de toneladas de alimentos se desperdician al año. En Chile se pierden cerca de 27 mil toneladas en diferentes alimentos por mal manejo en la producción. Tales cifras, ya casi repetitivas, corresponden al estudio “Pérdidas y Desperdicios de Alimentos en el Mundo” realizado en el 2011 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El número que realmente impresiona es el 2016, año en que ingresó al congreso un proyecto que busca modificar el código sanitario para evitar el desperdicio de alimentos. Luego de cuatro años, la moción se encuentra en su segundo trámite constitucional de la Cámara de Diputados, pero sin la urgencia para legislar.

El proyecto tiene el objetivo de disminuir y prevenir la pérdida de alimentos aptos para consumo humano en cualquier punto de su cadena productiva, recuperarlos, distribuirlos, promover su consumo y fomentar sistemas alimentarios sostenibles.

El desperdicio de alimentos se refiere a la disminución en la cantidad o calidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones de los minoristas, proveedores de servicios alimentarios y consumidores (FAO, 2019).

Según cifras de estudios realizados por la Universidad de Santiago (Usach) en Chile se botan 3.700 millones de kilos de comida cada año. Esto equivale a más de 4.000 canchas de fútbol rellenas de comida.

A pesar que hace años se tiene conocimiento que miles de toneladas de comidas son tiradas al bote de basura, el gran volumen de “desperdicio” toma un mayor significado en plena crisis sanitaria.

Antes de la pandemia eran 600 mil las personas que vivían en una situación de inseguridad alimentaria severa en Chile, aquello significa que en el país existían familias que no podían comer tres veces al día, así lo señaló el informe sobre Panorama de la seguridad alimentaria y nutrición en América Latina y El Caribe en el 2019.

En el contexto sanitario, FAO advirtió que un millón de chilenos podría pasar hambre a causa del Covid-19. Las predicciones estaban cercanas de la realidad. En plena pandemia el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri señaló: “Los vecinos no se me están muriendo de coronavirus, se me están muriendo de hambre”.

Para paliar el riesgo a pasar hambre, se realizaron innumerables ollas comunes en las poblaciones más vulnerables del país.

Frente a los peligros de la inseguridad alimentaria, Paolo Castro, director de la carrera Nutrición y dietética de Universidad Central de Chile, aclara: “La seguridad alimentaria está relacionada a tener acceso y disponibilidad a alimentos que sean seguros y nutritivos, cuando se pierde la posibilidad de adquirir estos alimentos, se presentan distintas variables de hambre. Es muy probable que no veamos a gente desnutrida, pero sí malnutrida”, explica.

El pasado 19 de noviembre el Banco Mundial reveló que, a raíz de la pandemia, 800 mil chilenos más serán considerados pobres a finales del 2020. En el año 2019, el país tenía una pobreza de un 8,1%, pero este año la cifra subirá a un 12,3%, debido a la crisis económica que dejó los meses de cuarentena en el país.

Mientras más personas se suman a los que ya viven con inseguridad alimentaria en Chile, el proyecto de ley que podría ayudar a sobrellevar la situación sigue esperando en el congreso.

La necesidad de una ley

El 3 de agosto del 2016 ingresó el proyecto que busca modificar el Código Sanitario estableciendo la obligación de donar los alimentos no comercializables a instituciones. La moción fue impulsada por los senadores Guido Girardi y José Manuel Ossandón.

El fin del proyecto no sólo busca limitar la inseguridad alimentaria, el objetivo también está en disminuir los índices de desperdicio, creando así efectos positivos en términos éticos, medioambientales y económicos.

El proyecto incluye la prohibición de destruir alimentos que, debido a circunstancias como mal embalaje, envases dañados o defectuosos, mala rotulación o proximidad del vencimiento, se encuentran aptos para el consumo humano. En relación con los alimentos decomisados, por resolución judicial o administrativa, la autoridad correspondiente debe disponer de ellos en un breve plazo para entregarlos a una institución sin fines de lucro.

Al ser consultado por Todos Decimos sobre los motivos de la lentitud del proyecto, el senador Ossandón manifestó: “Como en toda política pública, existen grupos de interés que se ven afectados y presionan para evitar o ralentizar las reformas. La clase política no ha tomado consciencia de la importancia del tema, dándole prioridad a otros proyectos”.

El académico Paolo Castro por su parte, afirma que una ley debe contemplar un sistema alimentario seguro y saludable. “Hoy no tenemos alimentos saludables.

Los alimentos deben ser sabrosos para que puedan ser consumido”. Además, sostiene que los alimentos deben ser soberanos, es decir que lo productos consumidos pertenezca a la tierra donde se plantan y de esta forma serán sostenibles: “Una alimentación no sostenible contribuye a un ecosistema que no se podrá seguir existiendo”, concluye Castro.

Lo dañino del desperdicio

Felipe Suárez, ingeniero agrónomo de la Universidad Católica y magister en Producción Vegetal, explica: “Desperdiciar alimentos hace que la producción de alimentos genere una ineficiencia en el uso de los recursos naturales. En el proceso se utiliza agua y superficies de plantación. Es necesario enfatizar que, en el caso de Chile, la agricultura usa casi el 70% de los derechos consuntivos de agua”.

“Las plantaciones agrícolas en laderas de cerros, principalmente palto, han reducido la superficie de bosque esclerófilo en el centro de Chile, donde destaca la especie nativa del quillay que es estudiada para generar la vacuna contra el coronavirus. Desperdiciar alimentos es perjudicial para la gestión de nuestros recursos naturales”, advierte Suárez.

Desperdiciar alimento apto para el consumo humano no solo perjudica a quienes lo necesitan, sino que también afecta tanto a la tierra, como al agua. Sin dejar fuera a la energía y a los insumos involucrados en la producción de los alimentos. Producir comida que no va a consumirse supone emisiones innecesarias de CO2.

“Hoy más que nunca es de vital importancia terminar con la tramitación del proyecto y convertirlo en ley, lo cual se sustenta, por una parte, en razones éticas y de protección al medio ambiente y, por otra, de poder dar una ayuda a los miles de personas que por la crisis originada por la pandemia han tenido severos problemas para conseguir una adecuada alimentación” concluye Ossandón.

Por su parte, la FAO es categórica: señala que la pérdida de alimento afecta a la seguridad alimentaria de los pobres, a la calidad y la inocuidad alimentarias, al desarrollo económico y al medioambiente.

1 Comment

  • Test comentarios numero uno.

Comments are closed.

Reseña - Más allá de tu cerebro

En “Más allá de tu cerebro” el doctor David Perlmutter entrega grandes sugerencias de mano de un experto, para que el lector realice un cambio en su estilo de vida, mejorando así su salud física, mental y espiritual. Comparte información concreta en relación a alimentos que potencian la aparición de las enfermedades más comunes de la vida moderna (como diabetes y obesidad), así como el listado de alimentos sanos y actividades a realizar para tener una vida más armoniosa y longeva, como, por ejemplo, tomarse tiempo para meditar y descansar.

Reseña - Separación Consciente

En “Separación Consciente” Katherim Woodward nos pone en el difícil escenario de la separación de una pareja que ha formado una familia, planteándonos la posibilidad de evitar llevar esa situación hacia los conflictos.

Basada en su propia experiencia, la autora nos aconseja cómo enfrentar el proceso sin llegar a los extremos, para que donde hubo amor, pueda seguir existiendo una relación basada en el respeto y el cariño.

Es de especial énfasis para Woodward que los hijos no se vean demasiado afectados por la separación, sino que, por el contrario, sigan viendo en ambos padres una red de protección, incluso cuando estos rehagan su vida con nuevas parejas.

Reseña - Autobiografía de un Yogui

Nacido en India en 1893 y graduado de la Universidad de Calcuta en 1915, Paramahansa Yogananda (1893 / 1952), ha sido mundialmente reconocido como una de las personalidades espirituales más ilustres de nuestro tiempo.

Habiendo realizado sus votos como monje en la venerable orden de los Swamis de la India, su principal logro fue haber llevado el yoga fuera de su país natal. Trajo la meditación y el yoga a América en el año 1920, donde formó directamente a más de 100.000 personas, fue recibido en la casa blanca y fundó Self Realization Fellowship, organización que perdura hasta nuestros tiempos. Además, fundó escuelas para niños cuyo programa educativo integraba temas académicos tradicionales en conjunto con la disciplina del yoga y la enseñanza de los principios espirituales.

En este libro relata su vida y sus contactos con santos inmortales, quienes se desdoblan, se desmaterializan, levitan, que no necesitan alimentarse y realizan curaciones milagrosas. Temas que en su conjunto ni siquiera las películas más futuristas han podido imaginar. En adición a esto, en su viaje por Europa se entrevistó con Teresa Neumann, mujer que tenía los estigmas de Cristo y recibía peregrinos de todo el mundo por sus fantásticas sanaciones, y en la India fue recibido por el mismísimo Mahatma Gandhi, quien elogió la labor realizada por Yogananda.

Los santos y maestros que tuvo le trasmitieron muchos conocimientos, como por ejemplo, comunicarse a través de telepatía, que somos energía y tenemos el potencial de crearlo todo y convertirnos en todo, que la vida es como un cine donde cada uno de nosotros tiene un papel similar a un personaje de una película. Todo esto él lo detalla en su autobiografía, donde el lector quedara realmente impresionado con la claridad en que se explican las grandes interrogantes y misterios de la vida.

Reseña - Osho: Sintonizarse con la Existencia

Usualmente, al leer un libro, esperamos que este nos extraiga por unos instantes de la realidad que vivimos y nos lleve a nuevos sitios, que nos haga escapar de lo que percibimos como nuestra vida. No es así el caso de Osho: Sintonizarse con la existencia.

Osho es una invitación a mirar en nuestro interior y a comprender que el poder para cambiar el mundo yace en nosotros mismos. Mientras crecemos, vamos aprendiendo de la sociedad, familia y contexto en el que vivimos, pero ¿Es realmente aprendizaje o solo nos estamos alineando?

A través de la política, la religión y la educación, se nos adoctrina en la obediencia, de tal manera que dejamos en un rincón olvidado de nuestra mente la capacidad intelectual y el amor propio. El amor propio en extremo puede ser narcisista, sí, pero con inteligencia y consciencia, es nuestra mejor arma hacia la libertad.

La libertad es belleza, y para alcanzarla es determinante que nos hagamos dueños de la autoconfianza. Esta es la semilla que vamos a plantar, que aunque sabemos que deberá morir, permitirá formar un gran follaje. Debemos tener fe en nuestra semilla, permitir que se rompa y que con eso deje salir nuestra propia luz y que la vida se convierta en nuestro cielo.

Como adultos, la sociedad sigue pretendiendo mantenernos dormidos y negarnos nuestro poder individual. Lo hace a través de las drogas, de la televisión, del dinero. El dinero nos da el poder de adquirir lo que no necesitamos, nos engaña, por algo nuestros antepasados no lo conocían. Preferían hacer trueques e intercambiar no solo bienes, sino también energías.

El amor es la más grande de esas energías. Tenemos que ser capaces de estar con nosotros mismos, meditar, conocernos, aceptarnos y amarnos. Solemos creer que la única manera de cambiar la sociedad es que cambiemos todos juntos, pero alinearnos es lo que nos ocasionó este problema. El odio no es el camino, el camino es el amor. Si nosotros o cualquier otro individuo es capaz de encontrarse a través de la meditación y ser su mejor versión, será solo cosa de tiempo para que ese cambio se extienda al resto de las personas que conformamos la sociedad.