Horario de Atención: Lunes a Viernes de 9:00 a 13:30

Latinoamérica sigue siendo la región más desigual del mundo

Con Chile como uno de los líderes: Latinoamérica sigue siendo la región más desigual del mundo

 

Pese a los avances macroeconómicos que han tenido diferentes países del continente, la realidad dicta que estamos lejos de alcanzar niveles aceptables de equidad social.

 

Sabido es que una de las deudas históricas de Latinoamérica es solucionar la desigualdad entre ricos y pobres. Grandes fortunas concentradas en pocas familias y un gran número de familias sumidas en la pobreza han sido parte permanente de la historia regional. Una realidad que ha significado grandes niveles de indignación por parte de la clase trabajadora, que generalmente culminan con conflictos sociales.

 

Sin embargo, pese a la incontable cantidad de proyectos país a nivel político y económico, es un tema que no se ha logrado solucionar. De hecho, estamos lejos aún de llegar a niveles aceptables de equidad, tal como lo indican casos como el de Brasil, México y Chile: tres de los países más desiguales de Latinoamérica.

Pero, a la hora de analizar este fenómeno hay que entender dos puntos importantes. El primero pasa por cómo se mide esta realidad. Si bien existen varias metodologías para medir desigualdad, el más aceptado es el índice Gini, que es desarrollado por el Banco Mundial y se encarga de medir la diferencia en ingresos. Se trata de un índice que toma la diferencia de ingresos entre más pobres y más ricos, además de otros factores, los cuales arrojan un índice. Si el índice es cero, se trata de la perfecta igualdad y todos tienen lo mismo. Si arroja 100, es la perfecta desigualdad, en donde uno tiene todo y el resto nada. Los rangos de los países fluctúan entre esos dos rangos. Pero, además, quien se encarga de analizar estos números y fomentar políticas públicas a los estados es la PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo).

 

Es así como, de acuerdo con el análisis del PNUD, existen casos paradójicos en este sentido. Por ejemplo, El Salvador ha sido el país latinoamericano que más ha disminuido la desigualdad. Desde 1990, pasó de un índice Gini de 54 a uno de 38. Sin embargo, la Organización de las Naciones Unidas aclara que no es necesariamente porque se están haciendo las cosas bien en el país centroamericano.

«La razón es que han caído los salarios de los que tienen educación universitaria. Lo cual no es una buena señal. Es una caída de la desigualdad que no quieres ver», indica Luis Felipe López-Calva, director del PNUD en declaraciones a BBC.

Por otro lado, existen países que han logrado redistribuir la riqueza de manera más o menos efectiva, debido a políticas de Estado. Uno de ellos es Bolivia, que también ha visto cómo ha disminuido la desigualdad en estos 30 años, pasando de un índice de 58 a 44. «Bolivia es un país que ha redistribuido y que tiene programas universales, pero como ocurre en la mayoría de los países latinoamericanos, se redistribuye menos de lo que se debería», dice López-Calva.

Lo cierto es que, de acuerdo con la ONU, las formas de disminuir la desigualdad son multidimensionales. No alcanza una sola medida. El Estado debe tener políticas de redistribución de la riqueza, así como también se tienen que ir mejorando los sueldos permanentemente, además de otras cosas.

 

En este fenómeno, Chile se encuentra en la parte baja de la lista, junto a Brasil. De hecho, nuestro país ha sido uno de los países que menos disminución de la desigualdad ha tenido en los últimos 30 años. Poco más de 10 puntos ha disminuido el índice entregado por el Banco Central (de 57,2 a 46,6). Esto se debe principalmente a que, pese a que como nación vivimos un boom económico a fin del siglo pasado, las políticas de redistribución prácticamente no han existido.

 

La clave

 

Según lo informado por la PNUD a BBC, a diferencia de otros países en desarrollo a nivel mundial, Latinoamérica apuesta demasiado a los impuestos indirectos (al consumo) y menos a impuestos directos (a la renta o propiedad).

 

Y es que, si bien estos últimos tipos de impuestos no solucionan el problema del todo, si ha implicado que, por ejemplo, 100 millones de latinoamericanos salgan de la pobreza desde 1990 al 2000. Una cifra que, sin embargo, ha vuelto a ver una cifra ascendente desde 2015 en adelante, en especial por las crisis económicas relacionadas con las revueltas sociales y el Covid-19.

 

Lo cierto es que los ejemplos están ahí. Si se toman políticas agresivas de recaudación de impuestos, sumado a políticas públicas efectivas en materia de educación, salud e ingresos laborales, se puede por fin apostar a que esta región dejará de lado una de sus principales injusticias históricas.

 

Para más información ingrese a:

 

 

 

Artículos relacionadas

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reseña - Más allá de tu cerebro

En “Más allá de tu cerebro” el doctor David Perlmutter entrega grandes sugerencias de mano de un experto, para que el lector realice un cambio en su estilo de vida, mejorando así su salud física, mental y espiritual. Comparte información concreta en relación a alimentos que potencian la aparición de las enfermedades más comunes de la vida moderna (como diabetes y obesidad), así como el listado de alimentos sanos y actividades a realizar para tener una vida más armoniosa y longeva, como, por ejemplo, tomarse tiempo para meditar y descansar.

Reseña - Separación Consciente

En “Separación Consciente” Katherim Woodward nos pone en el difícil escenario de la separación de una pareja que ha formado una familia, planteándonos la posibilidad de evitar llevar esa situación hacia los conflictos.

Basada en su propia experiencia, la autora nos aconseja cómo enfrentar el proceso sin llegar a los extremos, para que donde hubo amor, pueda seguir existiendo una relación basada en el respeto y el cariño.

Es de especial énfasis para Woodward que los hijos no se vean demasiado afectados por la separación, sino que, por el contrario, sigan viendo en ambos padres una red de protección, incluso cuando estos rehagan su vida con nuevas parejas.

Reseña - Autobiografía de un Yogui

Nacido en India en 1893 y graduado de la Universidad de Calcuta en 1915, Paramahansa Yogananda (1893 / 1952), ha sido mundialmente reconocido como una de las personalidades espirituales más ilustres de nuestro tiempo.

Habiendo realizado sus votos como monje en la venerable orden de los Swamis de la India, su principal logro fue haber llevado el yoga fuera de su país natal. Trajo la meditación y el yoga a América en el año 1920, donde formó directamente a más de 100.000 personas, fue recibido en la casa blanca y fundó Self Realization Fellowship, organización que perdura hasta nuestros tiempos. Además, fundó escuelas para niños cuyo programa educativo integraba temas académicos tradicionales en conjunto con la disciplina del yoga y la enseñanza de los principios espirituales.

En este libro relata su vida y sus contactos con santos inmortales, quienes se desdoblan, se desmaterializan, levitan, que no necesitan alimentarse y realizan curaciones milagrosas. Temas que en su conjunto ni siquiera las películas más futuristas han podido imaginar. En adición a esto, en su viaje por Europa se entrevistó con Teresa Neumann, mujer que tenía los estigmas de Cristo y recibía peregrinos de todo el mundo por sus fantásticas sanaciones, y en la India fue recibido por el mismísimo Mahatma Gandhi, quien elogió la labor realizada por Yogananda.

Los santos y maestros que tuvo le trasmitieron muchos conocimientos, como por ejemplo, comunicarse a través de telepatía, que somos energía y tenemos el potencial de crearlo todo y convertirnos en todo, que la vida es como un cine donde cada uno de nosotros tiene un papel similar a un personaje de una película. Todo esto él lo detalla en su autobiografía, donde el lector quedara realmente impresionado con la claridad en que se explican las grandes interrogantes y misterios de la vida.

Reseña - Osho: Sintonizarse con la Existencia

Usualmente, al leer un libro, esperamos que este nos extraiga por unos instantes de la realidad que vivimos y nos lleve a nuevos sitios, que nos haga escapar de lo que percibimos como nuestra vida. No es así el caso de Osho: Sintonizarse con la existencia.

Osho es una invitación a mirar en nuestro interior y a comprender que el poder para cambiar el mundo yace en nosotros mismos. Mientras crecemos, vamos aprendiendo de la sociedad, familia y contexto en el que vivimos, pero ¿Es realmente aprendizaje o solo nos estamos alineando?

A través de la política, la religión y la educación, se nos adoctrina en la obediencia, de tal manera que dejamos en un rincón olvidado de nuestra mente la capacidad intelectual y el amor propio. El amor propio en extremo puede ser narcisista, sí, pero con inteligencia y consciencia, es nuestra mejor arma hacia la libertad.

La libertad es belleza, y para alcanzarla es determinante que nos hagamos dueños de la autoconfianza. Esta es la semilla que vamos a plantar, que aunque sabemos que deberá morir, permitirá formar un gran follaje. Debemos tener fe en nuestra semilla, permitir que se rompa y que con eso deje salir nuestra propia luz y que la vida se convierta en nuestro cielo.

Como adultos, la sociedad sigue pretendiendo mantenernos dormidos y negarnos nuestro poder individual. Lo hace a través de las drogas, de la televisión, del dinero. El dinero nos da el poder de adquirir lo que no necesitamos, nos engaña, por algo nuestros antepasados no lo conocían. Preferían hacer trueques e intercambiar no solo bienes, sino también energías.

El amor es la más grande de esas energías. Tenemos que ser capaces de estar con nosotros mismos, meditar, conocernos, aceptarnos y amarnos. Solemos creer que la única manera de cambiar la sociedad es que cambiemos todos juntos, pero alinearnos es lo que nos ocasionó este problema. El odio no es el camino, el camino es el amor. Si nosotros o cualquier otro individuo es capaz de encontrarse a través de la meditación y ser su mejor versión, será solo cosa de tiempo para que ese cambio se extienda al resto de las personas que conformamos la sociedad.