Horario de Atención: Lunes a Viernes de 9:00 a 13:30

(Opinión) Ser abuelos: Cuando al final de la vida te espera lo mejor

Por Ricardo Farías, Director Ejecutivo ONG Todos Decidimos

Nunca imaginé que lo mejor de la vida me esperaba justamente cuando pensaba que ya había cumplido todo lo planificado.

Siempre te dicen que la mejor parte de la vida es cuando tienes la salud y la fuerza de la juventud como herramientas para lograr tus objetivos. Consideraba que esa gran etapa era entre los 20 y 30 años, en la cual encuentras aquello que te gusta tanto como para dedicarle el resto de tu vida, y en la cual, además, esperas encontrar a la pareja que te acompañará en las buenas y en las malas. Esa etapa de la vida donde no hay límites para la imaginación y estas lleno de desafíos.

En mi caso, la prioridad fue lograr ser profesional. El destino me regaló a corta edad al gran amor de mi vida, quien me acompañó durante largos años y con quien tuve la suerte de formar una linda familia, recibiendo tres regalos del universo, tres bellas hijas.

En lo profesional, me fue mucho mejor de lo planificado, incluso dividí en dos mi vida laboral: Los primeros 20 años de empleado y los segundos 20 años de empleador. En ambas etapas aprendí mucho, tuve excelentes jefaturas y extraordinarios equipos de trabajo.

En lo material logré gran parte de lo deseado.

En lo familiar, disfruté a mis hijas lo que más pude. Ser padre es maravilloso, pero te queda poco tiempo para dedicárselos a tus hijos, ya que ser el proveedor te quita la mayor parte.

También en mi camino siempre me acompañaron muchos coludos (perros), cada uno de los cuales está en mi corazón como un hijo más, de la más variada gama, normalmente recogidos de la calle. Es increíble el amor puro que te dan, la experiencia de compartir con mascotas es lo que junto a mis hijas y señora era lo que más feliz me hacía, todo el logro económico era para tener tranquilidad y bienestar, pero lo más bello era disfrutar a cada integrante de la familia.

Llega el momento en que tus padres se van de este plano y después tus hijas se comienzan a independizar. Eso que al principio crees que nunca llegará, llega. Entonces viene el duelo y la comprensión de que tu felicidad es que ellas estén felices, pero claramente quedas herido. Esas pequeñitas que te esperaban cuando llegabas de la oficina, que te abrazaban, que solo querían jugar contigo y cuando te atrasabas te llamaban solo para preguntar a qué hora llegarías, ahora ya no están a tu lado, ahora en sus vidas hay otras prioridades, igual que cuando tú te fuiste de tu casa y tus padres te fueron de a poco viendo cada vez menos.

Y así es como de un día para otro tu hija te dice: “Papá estoy embarazada”, te pones feliz por ella, por estar formando una nueva familia, pero lo que no imaginas que ese pequeño que llegará será el nuevo sentido de tu vida, será el regalo más maravilloso que puedes recibir. Ese nieto o nieta llega a ser parte de tu vida ahora que tienes más experiencia, cuando sabes qué es lo más importante y cómo distribuir tu tiempo en lo que te hace más feliz. Además, ya no eres responsable de ser el proveedor principal.

Cuando llega a tus manos un ser de luz en un pequeño y frágil cuerpecito, que te mira y de apoco te sonríe y sabes que de ahí para adelante se acabó todo, solo vives para él. Es como un refresh a tu disco duro, como una nueva y poderosa aplicación espiritual, emocional y física que controla y llena tu vida. Tus hijas crecieron y se alejaron, pero ahora te comparten lo más valioso de sus vidas, lo que llena la de ellas también llena la tuya. La suma de la felicidad de ellas y la mía es el máximo gozo que he sentido a mis 63 años y ya no quiero irme, ahora quiero acompañarlos, aconsejarlos, traspasarles mis aciertos y fracasos, acompañarlos en sus aciertos y fracasos.

Cuando pasé a mis sesenta y tantos años pensé que el final de la vida estaba llegando y agradecía que había logrado todo, nunca imaginé que me faltaba por recibir lo más grande, tres regalos de luz, donde lo que tenías ya apagándose, como las ganas de jugar, de correr, de cantar, de reír, de mirar la luna, el cielo, las estrellas, el sol, las aves, el arcoíris y todos los presentes que te da gratis la vida, que están ahí y dejas de verlos y valorarlos. Todo se volvió a encender, pero con mucha más fuerza y luminosidad que antes. La vida con los nietos te enseña a recargar la batería espiritual y a disfrutar los momentos más felices de tu existencia.

Deseo de corazón que todos los seres humanos disfruten a sus seres queridos, que se den la oportunidad de vivir plenamente la felicidad que está dentro de cada alma y no afuera en lo material. Que todos logren disfrutar de la misma manera.

Artículos relacionadas

Reseña - Más allá de tu cerebro

En “Más allá de tu cerebro” el doctor David Perlmutter entrega grandes sugerencias de mano de un experto, para que el lector realice un cambio en su estilo de vida, mejorando así su salud física, mental y espiritual. Comparte información concreta en relación a alimentos que potencian la aparición de las enfermedades más comunes de la vida moderna (como diabetes y obesidad), así como el listado de alimentos sanos y actividades a realizar para tener una vida más armoniosa y longeva, como, por ejemplo, tomarse tiempo para meditar y descansar.

Reseña - Separación Consciente

En “Separación Consciente” Katherim Woodward nos pone en el difícil escenario de la separación de una pareja que ha formado una familia, planteándonos la posibilidad de evitar llevar esa situación hacia los conflictos.

Basada en su propia experiencia, la autora nos aconseja cómo enfrentar el proceso sin llegar a los extremos, para que donde hubo amor, pueda seguir existiendo una relación basada en el respeto y el cariño.

Es de especial énfasis para Woodward que los hijos no se vean demasiado afectados por la separación, sino que, por el contrario, sigan viendo en ambos padres una red de protección, incluso cuando estos rehagan su vida con nuevas parejas.

Reseña - Autobiografía de un Yogui

Nacido en India en 1893 y graduado de la Universidad de Calcuta en 1915, Paramahansa Yogananda (1893 / 1952), ha sido mundialmente reconocido como una de las personalidades espirituales más ilustres de nuestro tiempo.

Habiendo realizado sus votos como monje en la venerable orden de los Swamis de la India, su principal logro fue haber llevado el yoga fuera de su país natal. Trajo la meditación y el yoga a América en el año 1920, donde formó directamente a más de 100.000 personas, fue recibido en la casa blanca y fundó Self Realization Fellowship, organización que perdura hasta nuestros tiempos. Además, fundó escuelas para niños cuyo programa educativo integraba temas académicos tradicionales en conjunto con la disciplina del yoga y la enseñanza de los principios espirituales.

En este libro relata su vida y sus contactos con santos inmortales, quienes se desdoblan, se desmaterializan, levitan, que no necesitan alimentarse y realizan curaciones milagrosas. Temas que en su conjunto ni siquiera las películas más futuristas han podido imaginar. En adición a esto, en su viaje por Europa se entrevistó con Teresa Neumann, mujer que tenía los estigmas de Cristo y recibía peregrinos de todo el mundo por sus fantásticas sanaciones, y en la India fue recibido por el mismísimo Mahatma Gandhi, quien elogió la labor realizada por Yogananda.

Los santos y maestros que tuvo le trasmitieron muchos conocimientos, como por ejemplo, comunicarse a través de telepatía, que somos energía y tenemos el potencial de crearlo todo y convertirnos en todo, que la vida es como un cine donde cada uno de nosotros tiene un papel similar a un personaje de una película. Todo esto él lo detalla en su autobiografía, donde el lector quedara realmente impresionado con la claridad en que se explican las grandes interrogantes y misterios de la vida.

Reseña - Osho: Sintonizarse con la Existencia

Usualmente, al leer un libro, esperamos que este nos extraiga por unos instantes de la realidad que vivimos y nos lleve a nuevos sitios, que nos haga escapar de lo que percibimos como nuestra vida. No es así el caso de Osho: Sintonizarse con la existencia.

Osho es una invitación a mirar en nuestro interior y a comprender que el poder para cambiar el mundo yace en nosotros mismos. Mientras crecemos, vamos aprendiendo de la sociedad, familia y contexto en el que vivimos, pero ¿Es realmente aprendizaje o solo nos estamos alineando?

A través de la política, la religión y la educación, se nos adoctrina en la obediencia, de tal manera que dejamos en un rincón olvidado de nuestra mente la capacidad intelectual y el amor propio. El amor propio en extremo puede ser narcisista, sí, pero con inteligencia y consciencia, es nuestra mejor arma hacia la libertad.

La libertad es belleza, y para alcanzarla es determinante que nos hagamos dueños de la autoconfianza. Esta es la semilla que vamos a plantar, que aunque sabemos que deberá morir, permitirá formar un gran follaje. Debemos tener fe en nuestra semilla, permitir que se rompa y que con eso deje salir nuestra propia luz y que la vida se convierta en nuestro cielo.

Como adultos, la sociedad sigue pretendiendo mantenernos dormidos y negarnos nuestro poder individual. Lo hace a través de las drogas, de la televisión, del dinero. El dinero nos da el poder de adquirir lo que no necesitamos, nos engaña, por algo nuestros antepasados no lo conocían. Preferían hacer trueques e intercambiar no solo bienes, sino también energías.

El amor es la más grande de esas energías. Tenemos que ser capaces de estar con nosotros mismos, meditar, conocernos, aceptarnos y amarnos. Solemos creer que la única manera de cambiar la sociedad es que cambiemos todos juntos, pero alinearnos es lo que nos ocasionó este problema. El odio no es el camino, el camino es el amor. Si nosotros o cualquier otro individuo es capaz de encontrarse a través de la meditación y ser su mejor versión, será solo cosa de tiempo para que ese cambio se extienda al resto de las personas que conformamos la sociedad.